En el cansancio de la vigilia, duermo…
… Y por ello soy ausente del mundo
de la conciencia del yo.
El pensamiento propio y la voluntad propia
no existen en el mundo de los enamorados.

En el cansancio de la vigilia, duermo…
Estoy en el círculo del destino,
soy un punto dibujado con un compás.
no pienso en los signos de la condición de la Senda;
sin embargo soy la esencia divina.

En el cansancio de la vigilia, duermo…
ahora vago por el mundo
no me sujeto en nada
nada me ata;
soy un error de mi misma…