Tanto afecto y anhelo hay entre los Amigos
que el sombrío enemigo entre los dos no cabe.

Te veo con los ojos del corazón; los otros,
en la luz del encuentro y en su fulgor, no caben.

Tengo un Amigo noble; no hay lugar para la duda.
Entre los compradores, el mendigo no cabe.