LA TORRE DE BABEL
«LA CONFUSIÓN DE LENGUAS»

Aunque soy wiccana reconstruccionista de la Hispania Celtíbera, no voy a desperdiciar una leyenda que viene muy bien al caso que estamos tratando en estos días…

La Torre de Babel es una ilusión bíblica, pero constituye la fábula que relata el orgullo y soberbia del hombre. Esta edificación clave en la Biblia, lo es también para el inicio de la difusión de lenguas en medio de un mar de confusión y el fenómeno llamado comunicación.

La manía de «revolver» todo respecto a la religión nos está llevando a la EGOLATRÍA, y eso además de fortalecer el EGO, cuya práctica es el «egoísmo», nos esta creando una CONFUSIÓN DE LENGUAS.

(La torre de Babel) una leyenda que aunque sea judaica, nos viene muy al hilo. Resulta, como sabéis que los hombres ansiaban llegar al cielo, igual que ocurre ahora, que buscamos la manera de encontrarnos con lo divino, y para ello empezaron a construir una torre que pudiera llevarles hasta las estrellas. Pero cada una de las plantas que se construía, tardaba tanto tiempo que la gente iba cambiando de lengua, así iban subiendo las plantas.

Llegó el momento en que los hombres de la última planta no entendían a la inmediata inferior, y estos no entendían a los de la próxima inferior. De tal manera, que ya nadie sabía que estaban construyendo. Un fracaso rotundo.

Lo mismo está ocurriendo ahora, que llaman BRUJAS Y BRUJOS a los que tiene «poderes», a los adivinadores o mánticos, cuando las BRUJAS y los BRUJOS son Sacerdotes y Sacerdotisas de la Antigua Religión europea, la WICCA, y dicen que la Wicca es una religión moderna, una nueva religión, cuando la palabra que la define entronca con el Neolítico. Incluso se llega a decir, que la BRUJERÍA/WICCA no es una religión, sino una forma de vida.

Estamos en el momento actual utilizando el lenguaje de tal manera, que ya ninguna palabra dice lo que quiere decir.

LA FUERZA DE LAS PALABRAS
Cada palabra es un sonido, una vibración, y cada vibración se hace acto. Deberíamos tener más cuidado con nuestro lenguaje, para que en vez de destruir nuestro mundo, aprendamos a crearlo en armonía y amor.