SOBRE EL AMOR DIVINO

Día tras día es mi pensamiento

noche tras noche, mi palabra;

¿por qué ignoro los estados de mi corazón?

¿De dónde he venido?

¿Qué motivo tiene mi llegada?

¿A donde finalmente me dirijo?

¿No me muestras mi patria?

Feliz el día en que vuele hacia el Amigo,

agitando mis alas, para alcanzar Su Morada.