UN MENSAJE DE MI GUÍA: «No pienses nunca a donde lanzar tus semillas, solo lánzalas. A veces caerán en tierras áridas y morirán sin dar fruto, pero otras veces caerán en tierra fértil y darán frutos. Esos frutos en alguna medida te pertenecen, y aunque tú jamás te enteres de quienes o donde están esos frutos, te llegarán a través de otras personas y otros mensajes. Tu solo ocúpate de sembrar, lo demás nos corresponde a nosotros, que somos el Aire sagrado que distribuye y devuelve a cada uno lo que es suyo».